Pocas películas animadas han desatado tantas emociones como Toy Story. 

Las aventuras de los incondicionales juguetes que acompañan a un niño a lo largo de todo su crecimiento se han convertido en una especie de ícono con el que todos nos podemos relacionar. 

La cinta, que nació hace 25 años toca un tema con el que nos identificamos. Crecer, lo que a veces resulta confuso, doloroso y difícil. Como se van dejando a un lado amigos y costumbres que parecían inseparables y se empiezan a reemplazar por planes y direcciones, es la naturalidad de la vida, y por eso ha calado también en la audiencia. 

Toy Story 4 marca el final de la historia. Los juguetes son ahora de Bonnie, la vecina de Andy, quien ya partió a la Universidad y se deben enfrentar a una serie de divertidísimas aventuras con un profundo mensaje sobre como a veces, lo mejor quizás sea dejar ir y como, detrás de todos los cambios se esconden nuevos comienzos. 

En esta película, el actor Jay Hernandez (Suicide Squad, Crazy / Beautiful) interpreta al papá de Bonnie, y nos cuenta con una emoción muy genuina lo que significó para él formar parte de una franquicia cinematográfica tan importante, sobretodo en su momento final en el que cada personaje toma una decisión definitiva sobre como debe continuar su vida. ¡E incluso aseguró que debemos llevar los pañuelos al cine! 

Se acaba una historia que nos acerca a nuestros mejores momentos, la niñez, en donde no habían límites para volar con la imaginación, en la que muchas veces los mejores amigos eran valientes astronautas y aguerridos vaqueros, todos fuimos Andy, todos fuimos Bonnie, y quizás sea eso lo que hace este filme tan especial. 

No se pierdan esta entrevista con Jay Hernandez en donde conversamos sobre nuestras actividades favoritas de niños, e incluso un mensaje muy importante que ambos captamos en la película, en cines a partir del 21 de Junio.