Ella es una de las personas más altruistas, inspiradoras y carismáticas que Hollywood ha tenido el honor de presentar a través de la pantalla chica 📺 y, justo por esta razón, su historia causa un gran impacto en la audiencia que la conoce y la quiere. Ellen DeGeneres vivió durante su adolescencia su propia historia de abuso sexual y ha conversado sobre esa terrible experiencia con la intención de evitar que otras chicas pasen por la misma situación.

La conductora de ‘The Ellen DeGeneres Show’ es una de las invitadas de la segunda temporada del programa de entrevistas de Netflix conducido por David Letterman: ‘My Next Guest Needs No Introduction’ (Mi siguiente invitado no necesita presentación), que saldrá al aire el próximo viernes, y durante la conversación, DeGeneres tocó un tema bastante sensible y privado, contando cómo su padrastro abusaba de ella cuando tenía quince años de edad. “Es una historia realmente horrible, y la única razón por la que voy a entrar en detalles es porque no quiero que otras chicas dejen que alguien les haga algo así nunca”, expresó Ellen.

La reconocida conductora de TV explicó que todo comenzó cuando su madre fue diagnosticada con cáncer de mama y tuvieron que removerle un seno a través de una mastectomía. Entonces, su padrastro, ahora fallecido, utilizó esa situación para manipular y agredir sexualmente a DeGeneres.

“Cuando ella estaba fuera de la ciudad, mi padrastro me dijo que había sentido un bulto en su pecho, y que necesitaba palpar los míos porque él no quería disgustarla, pero necesitaba tocármelos. Yo no sabía nada sobre los cuerpos, no sabía que todos los pechos son diferentes y… en cualquier caso, me convenció de que necesitaba tocar mis pechos y luego intentó hacerlo una vez más, y después, en otra ocasión, intentó derribar mi puerta [de la habitación] y yo le di una patada a la ventana y salí corriendo porque sabía que eso iba a ir a más”. 

Ellen afirmó que ocultó la información a su mamá porque deseaba “protegerla” y “sabía que eso iba a arruinar su felicidad y ella era feliz con él a pesar de que él era un hombre horrible”. Sin embargo, DeGeneres manifestó estar muy molesta por haber intentado proteger a su mama en lugar de protegerse a sí misma. “No le conté nada durante unos años y luego le dije, y entonces ella no me creyó, y entonces se quedó a su lado por 18 años más”, señaló Ellen, quien también habló sobre lo inquietante que resulta para ella el hecho de que las víctimas no sean escuchadas.

“Lo que la mayoría de las mujeres hacen es que simplemente no sentimos que tenemos una voz, simplemente no sentimos que valemos la pena o tenemos miedo de tener una voz y tenemos miedo de decir que no. Creo que es importante hablar de eso porque hay muchas chicas jóvenes y no importa la edad que tengas. Y cuando veo que la gente habla, especialmente ahora, me enoja cuando no se le cree a las víctimas, porque simplemente no inventamos cosas. Y me gustan los hombres, pero hay tantos hombres que se salen con la suya. Es hora de que tengamos una voz. Es hora de que tengamos poder” expresó una empoderada DeGeneres.

Sin duda, su historia puede motivar a muchas mujeres a dar un paso adelante y denunciar a sus agresores, o simplemente contribuir con la concientización de este tema que, aunque está en el tapete desde hace unos años con más fuerza que antes, aún tiene muchos estigmas por romper.

Como siempre, la ovación de pie más eufórica de todas es para Ellen DeGeneres por no tener medio a decir #MeToo y #TimesUp 👏🏼👏🏼👏🏼🙌🏼.