Luego que Britney Spears cancelara su próxima residencia de conciertos en Las Vegas llamada Britney: Domination y anunciara un “retiro temporal” de los escenarios, la cantante de 37 años, conocida globalmente como la princesa del pop, se ha mantenido en un silencio ensordecedor incluso de las redes sociales, lo que ha despertado diferentes inquietudes de sus millones de fanáticos en el mundo entero.

Leer aquí: Britney Spears pone en pausa su carrera por la salud de su padre.

Pero no fue sino hasta hace semanas cuando Britney volvió a acaparar titulares, esto porque, de acuerdo a su propia decisión, la icónica intérprete de …Baby One More Time se internó voluntariamente en una clínica de salud mental para presuntamente lidiar con stress propiciado por la salud en deterioro de su padre, quien actúa como conservador y vigilante de sus bienes desde aquel 2007 que todos preferimos olvidar.

Sin embargo, dejémosle a los detectives de redes sociales “desenmascarar la verdad”. Desde hace días existe un movimiento global llamado #FreeBritney, que alega que la cantante está siendo retenida en dicho centro en contra de su voluntad por su negativa a continuar consumiendo medicamentos contra los trastornos mentales que la aquejan desde hace años.

Varias fuentes han publicado en diferentes medios que Spears muchas veces toma las medicinas en exceso y otras ni siquiera las toma, llegando a poner en riesgo su propia vida. Su madre, Lynne Spears, ha echado más leña al fuego, apoyando a algunos comentarios en redes sociales que darían validez a esta teoría.

Sea cual sea la razón por la que Britney está alejada de los focos, desde aquí le enviamos las mejores energías y una prontísima recuperación.

#FreeBritney