La estrella de televisión, recordada por su participación en la serie Full House y luego Fuller House en Netflix, Lori Loughlin, y su esposo Mossimo Giannulli, enfrentarán un mínimo de dos años en prisión por el célebre caso de sobornos universitarios, incluso llegando a un trato con las autoridades.

Leer aquí: Todo sobre el escándalo del soborno a las universidades.

Mientras la otra celebridad acusada, la también actriz Felicity Huffman, pasaría solo cuatro meses, Louglin tiene reservado mayor tiempo por la cantidad de dinero que habría pagado para garantizar el ingreso de sus hijas a la universidad.  

El portal de noticias de entretenimiento TMZ reportó que Loughlin y su esposo pagaron el monto de $550,000 dólares. Muchos de los padres, incluyendo a Lori y su esposo, llegaron a acuerdos con el juez, pero todos los acuerdos incluyen tiempo en prisión.

Huffman, por su parte, llegó a un acuerdo el lunes pasado. “Acepto completamente mi culpa y con mucha vergüenza y arrepentimiento por lo que hice. Admito mi responsabilidad y acepto las consecuencias de lo que hice. Le cause dolor a mi hija y eso me causa mucha pena, a mi familia, mis amigos y a la comunidad educativa, pero más aun a los jóvenes que luchan para tener educación día a día de manera honesta.” Dijo en un comunicado.  

Los fiscales acusadores aseguran que los padres envueltos en este caso, llamado la estafa más grande al Sistema educativo, le pagaron al “consultor de admisiones” William “Rick” Singer, más de $25 millones de dólares para modificar resultados de pruebas y sobornar a entrenadores deportivos.

En algunos casos, asegura la demanda, los estudiantes “ni siquiera practicaban los deportes para los que fueron reclutados.”

Al parecer este caso ya llegará a su fin y los involucrados finalmente asumirán sus culpas.

ACTUALIZACIÓN:

Loughlin y 16 otros padres estarán enfrentando cargos adicionales de lavado de dinero.

*La foto no está basada en hechos reales. Es cortesía de Fuller House.