Actualidad

Hija de Lori Loughlin en medio del escándalo por soborno a universidades ¿El fin de una influencer?

El trabajo de Olivia Jade Giannulli, hija de la recordada “tía Becky”, Lori Loughlin, como influencer de importantes marcas de belleza, está en riesgo de llegar a un abrupto fin.

Todo esto luego del gran escándalo que recorre los pasillos de Hollywood -y de prestigiosas universidades estadounidenses🎓- por la denuncia realizada en contra de la actriz de Full House y de 49 personas más (incluyendo a la actriz Felicity Huffman), acusadas de cometer fraude para garantizar el ingreso de sus hijos a las aulas de las instituciones educativas más renombradas del país.

Y es que no solo está en juego la reputación de las universidades y las familias involucradas en este escándalo, también lo están las reconocidas marcas con las que estas personalidades se encontraban trabajando. 

Compañías como Marc Jacobs Beauty, Sephora, Dolce & Gabbana Beauty, Smashbox, Boohoo, Lulus, Too Faced e incluso la empresa de tecnología HP Inc. han quedado, sin quererlo, en medio de esta vergonzosa controversia, pues la hija mayor de Loughlin, la joven influencer Olivia Jade Giannulli, quien es ampliamente reconocida en las redes sociales como “beauty blogger” (blogger de belleza) y cuenta con una nada despreciable cifra de 1.9 millones de suscriptores en YouTube y 1.3 millones de seguidores en Instagram, se ha convertido en imagen (bajo patrocinio) de estas marcas de moda y belleza reconocidas mundialmente que, ahora, se encuentran opacadas de alguna manera por la imagen negativa que rodea a la joven influencer y su familia.

Sobre este tema, el CEO de Open Influence (una destacada empresa de marketing de personas influyentes), Eric Dahan, explicó: “Normalmente, tener antecedentes penales o cualquier presión negativa hace que un influencer sea radiactivo a los ojos de un anunciante”. 

De hecho, este miércoles 13 de marzo, HP emitió un comunicado a The Hollywood Reporter, asegurando que solo trabajaron con Lori Loughlin y Olivia Jade en 2017 “en una campaña de productos única” y se desligaron de cualquier tipo de relación profesional con ambas: “HP ha eliminado el contenido de sus propiedades” aseguró la compañía.

De igual forma lo ha anunciado la marca de maquillaje Sephora, con la que Olivia realizó una colaboración reciente en la elaboración de una paleta de maquillaje que llevaba su nombre y por la cual la joven de 19 años aseguraba estar muy emocionada. En un comunicado publicado este jueves 14, la empresa anunció:

“Después de una cuidadosa revisión de los desarrollos recientes, hemos tomado la decisión de finalizar la asociación de Sephora Collection con Olivia Jade, que se hará efectiva de inmediato”.

Probablemente, esta se convierta en una reacción en cadena, pues las mencionadas marcas han trabajado durante años por desarrollar una imagen positiva frente al público que se puede destruir en segundos si las personas relacionan sus productos con este tipo de anti-valores. 

Toda una lección de marketing digital la que podemos sacar de este caso de fraude de la alta sociedad estadounidense.

Ir arriba