Actualidad

Opinión: Las lecciones de ‘Leaving Neverland’

Más allá de haber crecido con la música de Michael Jackson, el ídolo, el ícono, la estrella más brillante del firmamento pop, su vida siempre significó un enigma para mí.

Leer aquí: Todo sobre ‘Leaving Neverland’, el controversial documental de Michael Jackson

¿Cómo reconciliar a la estrella y al ser humano? ¿Cómo desmitificar a alguien cuya esencia es un mito? Eso intentaron el cineasta Dan Reed, junto a Wade Robson y James Safechuck, supuestas víctimas de abusos sexuales del rey del pop, Michael Jackson, en el documental de dos partes Leaving Neverland, que estrenó HBO el pasado 3 y 4 de marzo.

Es importante ver Leaving Neverland con cabeza fría. Michael Jackson no era un Dios, era un ser humano lleno de sombras, defectos y también miles de virtudes como todos, como tú y como yo.

Pero quizás sus defectos eran lo que lo hacían diferente. Eran exactamente lo que lo hacían un posible abusador. ¿Lo era? Robson y Safechuck aseguran que sí, y eso no sólo los aniquiló como individuos, sino que destruyó sus vidas familiares, su capacidad de socializar, y hoy los somete al peor juez de todos; la opinión pública.

Leaving Neverland no es sobre Michael Jackson ni sus supuestos incontables abusos, este documental trata un tema real del que todos debemos estar no sólo al tanto, sino también alertas; el sometimiento psicológico del abusador a los abusados, el acto, y lo que eso acarrea.

Robson y Safechuck contaron su historia con Jackson sin tapujos, sin tabúes, ambos se muestran como víctimas de un hecho atroz que les cambió la vida para siempre. Reed, creador del documental, mostró en 4 horas todas las vivencias de dos niños con la inocencia rota, a quienes les arrebataron su infancia de la peor forma posible.

Luego del segundo episodio las redes sociales se encendieron buscando culpables. Los padres de los presuntos abusados, las supuestas víctimas, e incluso la industria del entretenimiento. ¿Eso cambia algo? No, no hay vuelta atrás, es hora de recoger las piezas y seguir.

¿Le quita Leaving Neverland algún mérito a Michael Jackson? Si bien su aporte a la música sigue intacto, este documental quizás le quite un poco la máscara que incluso en su propia piel, siempre llevó.

Sus abusos, en cierto modo, quedaron impunes, y dos de sus víctimas, llenas de valentía, alzaron su voz en este documental que quedará como una mancha, o quizás como el capítulo final en una historia que todavía falta por contar.

La fama no debe cubrir los ojos, los héroes a veces resultan los villanos y ese es el mundo en que vivimos.

Leaving Neverland se transmite por HBO y HBO Go.

Ir arriba