La indiscutible Reina del Pop, Madonna, ha demostrado una vez más la razón por la que, aún en estos tiempos de princesas, sigue llevando la corona como la más grande diva de la música pop y, además, lo hizo premiando la fidelidad de sus fanáticos, con un concierto sorpresa, bastante íntimo y para nada mediático -hasta que nos enteramos- en un icónico bar newyorkino que celebró 50 años formando parte fundamental de la historia de la revolución de la comunidad LGBTQ en Estados Unidos.

El escenario desnudo del Stonewall Inn de Nueva York no necesitó de grandes arreglos, o de una gran banda musical, una vez que Madonna apareció allí, en la víspera de Año Nuevo, luciendo un tradicional outfit de cuero y acompañada únicamente por la guitarra acústica de su hijo de 13 años, David Banda, para ofrecer a los presentes una presentación sencilla pero muy especial y cercana, como parte de la celebración del aniversario de este bar gay donde, 50 años atrás, se presenció una serie de eventos y disturbios que dieron inicio a la revolución a favor de los derechos de la comunidad homosexual 🏳️‍🌈.

La Reina del Pop compartió en su cuenta de Twitter algunas imágenes de su aparición especial en el Stonewall, entre ellas, una muy emblemática, donde se le ve en plena presentación junto a su hijo, acompañada por el mensaje: “Mi luchador de libertad favorito y yo en el Stonewall Inn. Una víspera de Año Nuevo inolvidable”.

Madonna, quien fue elegida este año como la embajadora de las conmemoraciones del 50 aniversario de los disturbios de Stonewall en 1969, dio a los presentes un poderoso discurso sobre la importancia de la difusión del amor en este nuevo año:

“Si realmente miramos y realmente nos tomamos el tiempo para conocernos, nos daremos cuenta de que todos sangramos del mismo color y que todos necesitamos amar y ser amados. Tomemos un minuto para reflexionar sobre cómo podemos traer más amor y paz en el 2019. En este nuevo año, comprometámonos a desarmar a las personas con actos inesperados de bondad. Seamos contraintuitivos. Comparte lo que sabes con alguien con quien no estás de acuerdo. Piénsalo. Inténtalo. Sal de tu zona de confort. Tratemos de ser más indulgentes. Tal vez podamos encontrar una abertura para dejar que entre la luz” expresó la diva del pop.

Con esta aparición, Madonna también nos ha dejado una gran lección sobre la humildad y la importancia de hacer las cosas sin buscar el reconocimiento o la atención del mundo entero, sino de hacerlas con el corazón, por y para su gente. Y es que a fin de cuentas, ellos son sus mejores embajadores…

God Save the Queen 👸 of Pop!