Ya se empiezan a sentir los efectos discriminatorios de la nueva presidencia en Estados Unidos. El laureado cineasta iraní, Asghar Farhadi, que escribió y dirigió la película nominada al Oscar este año «The Salesman», no podría entrar a los Estados Unidos para los premios bajo la prohibición de viajar recientemente decretada por el presidente Donald Trump. El racismo, vuelve a manchar la máxima ceremonia de premios en la industria del cine.

Trump firmó la orden ejecutiva el viernes por la tarde para suspender la entrada de refugiados a los Estados Unidos por 120 días e impuso una prohibición indefinida a los refugiados de Siria. También se impuso una prohibición de 90 días a los ciudadanos de siete países predominantemente musulmanes: Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. Los Oscar 2017 se llevarán a cabo el 26 de febrero, lo que no daría tiempo a Farhadi de poder asistir, el cineasta ya ha ganado el premio en otros años, su película llamada «A Separation» ganó un premio de la Academia a la mejor filme extranjero en 2012.

El jueves, después de que Trump propusiera las prohibiciones, la estrella iraní, protagonista de «The Salesman» Taraneh Alidoosti anunció que no asistiría a los premios como un boicot. «La prohibición de visas de Trump para los iraníes es racista», escribió en un tweet. «Ya sea que esto incluya un evento cultural o no, no voy a asistir a la #AcademyAwards 2017 en protesta». Por su parte, Emad Burnat, el primer documentalista palestino nominado para un Oscar, fue detenido por inmigración con su familia en el Aeropuerto de Los Ángeles, LAX, y fue puesto en libertad después de pregunta.

Estados Unidos de Trump, a pocos días de su inicio, ya se pinta muy diferente a lo que conocíamos hasta ahora, y no necesariamente bueno. La discriminación, en cualquiera de sus formas es un retroceso absoluto al pasado, algo que no tiene cabida en el mundo en que vivimos.

Aquí los dejamos con el avance de «Te Salesman»: