El pasado 16 de agosto se dio a conocer la triste noticia del asesinato de E’Dena Hines, nieta del reconocido actor Morgan Freeman, pero no fue sino hasta hace unas pocas horas cuando la policía decidió revelar la identidad del culpable: Lamar Davenport, de treinta años, y novio de la víctima.

Las autoridades recibieron una llamada del 911 a las tres de la madrugada del domingo, y al llegar al vecindario de Washington Heights, en la ciudad de Nueva York, encontraron a Hines brutalmente asesinada.

Según vecinos que fueron testigos del crimen, Hines hubiera podido ser víctima de un ritual satánico. Davenport se encontraba recitando palabras en un idioma desconocido mientras asesinaba a Hines: ‘Estaba arrodillado frente a ella, gritando que Dios había surgido, estaba totalmente fuera de control’, destacó Patrick Curry.

Hines era actriz, escritora, y graduada de la Universidad de Nueva York. Freeman emitió en su perfil de Facebook un mensaje de condolencia: ‘El mundo nunca conocerá su talento artístico. Su estrella continuará brillando en nuestros corazones, pensamientos y oraciones. Que descanse en paz’.

Paz a sus restos…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here