El problema persigue a Justin Bieber a donde quiera que va. Según fuentes cercanas al cantante, este quería acceder durante la presentación de Drake, esa de “el beso”, por la entrada de talento y los guardias de seguridad le negaron la entrada por presuntamente encontrarse en su máxima capacidad.

De acuerdo a estos testigos, Bieber les aseguró que de lo contrario no podría acceder porque en la entrada regular hubiera sido asediado por los fanáticos. Incluso así no lo escucharon a pesar que también aseguró haber sido invitado por el propio Drake.

La conversación se puso tan intensa que la seguridad tuvo que presionar a Bieber a salir de ahí, llegando a la agresión. El cantante aseguró que no volverá e incluso que planea demandar al festival.

Sólo queda escuchar el otro lado de la historia. Es Justin Bieber después de todo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí