Actualidad

All Eyez On Me: Tupac Shakur regresa a la pantalla (+AVANCE)

Hoy en día cuando los jóvenes norteamericanos escuchan el nombre Tupac, lo identifican de inmediato con el rapero Tupac Shakur, quien 21 años atrás falleció en circunstancias confusas en Las Vegas cuando se encontraba en el tope de su popularidad.

Su historia, que acaba de ser llevada al cine en “All Eyez on Me”, que llegará a los cines de todo el país este 16 de junio, el día que hubiera cumplido los 46 años, es sin duda emblemática de la experiencia afromericana. Nacido en el este de Harlem en 1971 con el nombre de Lesane Parish Crooks, el hijo de la militante de las Panteras Negras Afeni Shakur, estuvo a punto de criarse en un orfanato, ya que su madre atravesó el embarazo mientras era juzgada por su participación en ese grupo revolucionario y llegó al mundo un mes después de que fue absuelta de todos los cargos.

Cuando Lesane tenía un año, su madre decidió cambiarle ese nombre por Tupac Amaru, en honor a José Gabriel Condorcanqui, el indígena peruano que lideró una sangrienta revuelta contra los conquistadores españoles en 1780, la que concluyó con su muerte por descuartizamiento el 18 de mayo de 1781 en uno de los episodios más emblemáticos de la historia latinoamericana. Condorcanqui a su vez había tomado su apodo del último monarca inca, ejecutado por las autoridades coloniales en 1572, cuando tenía 26 años, uno más que los que había vivido Shakur cuando murió en 1996.

De niño, quien se convertiría en una leyenda de la música creció rodeado por ex-militantes de las Panteras, y aunque su madre atravesó duras circunstancias que incluyeron no tener hogar cuando él tenía 12 años y una adicción al crack que le costó mucho superar, el espíritu del revolucionario peruano siempre estuvo presente en Tupac, quien ostentaba orgulloso su nombre convirtiéndolo en un verdadero emblema para las nuevas generaciones. Afani, quien tras la muerte de su hijo destinó el dinero proveniente de las ventas de discos a una fundación de beneficencia a la que bautizó Tupac Amaru Shakur, explicó en una entrevista la elección de ese nombre inconfundible: “yo quería que llevara el nombre de un revolucionario y de un indígena, para que supiera que él era parte de una cultura mundial y no solo de un vecindario”.

Por eso no sorprende que en la realización de la película abunde la presencia latina. Si bien el director, Benny Boom y el protagonista, Demetrius Shipp Jr, son afroamericanos, uno de los encargados de contar la historia es hijo de mexicanos. Se trata de Eddie González, quien forma desde hace 18 años un equipo de trabajo con Jeremy Haft, con el que han escrito largometrajes que fueron adquiridos por estudios de la talla de Universal, Fox y New Line. Nacido en Compton y criado en Lynwood, junto a siete hermanos, González descubrió su pasión por el cine cuando comenzó a trabajar como pasante en la productora de Scott Rudin. Allí comenzó a leer guiones en desarrollo y descubrió que eso era lo que quería hacer en su vida. Antes de “All Eyez on Me”, González y Haft participaron como guionistas en la multipremiada serie “Empire”.

La presencia latina también se destaca en el elenco. Dominic Santana, el actor que interpreta al poderoso y temperamental productor Suge Knight, es hijo de un puertorriqueño. A lo largo de una carrera que comenzó con papeles de extra 13 años atrás, el nativo de Fayeteville, en Carolina del Norte, ha ido subiendo lentamente los escalones de la fama. Quien también es músico y guionista ha encontrado sin dudas en un papel clave como el de Knight una gran oportunidad para demostrar que no le falta el talento.

No podemos esperar a ver “All Eyez On Me” y estamos seguros que ustedes tampoco, este 16 de junio estará en todas las salas de cine pero mientras tanto aquí los dejamos con un avance:

All Eyez On Me:

Ir arriba
script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});